Como ayudar a nuestros hijos cuando son victimas de bullyng

Daniela Papetti psicologa-psicoterapeuta infantil y adolescente Reus (Tarragona)
Telf.686 67 24 62

Que es el bullyng o acoso escolar.

El acoso escolar o bullyng es un acto intimidatoriofísico y psicológico, iniciado y mantenido durante un tiempo considerable por parte de una o varias personas contra otra, más débil.

Hay tres criterios principales que identifican los casos de acoso escolar o bullyng:

  1. Intención de hacer daño.
  2. Reiteración de la conducta durante un periodo de tiempo largo y de forma recurrente.
  3. Desequilibrio de fuerzas, habiendo desigualdad de poder entre una figura más fuerte y una más débil, la víctima.

Esta conducta agresiva puede tomar diferentes formas. De hecho, es importante distinguir entre el bullyng directo e indirecto.

En la primera forma, el acoso directo, el agresor, puede  adoptar métodos físicos (golpes, patadas, robar o dañar las pertenencias de alguien), o verbales (ofender, insultar, amenazar, humillar, hacer declaraciones discriminatorias).

En cuanto al método de acoso indirecto, éstos están representados por la exclusión social, las calumnias y por el aislamiento de la víctima desde el grupo de pares. Aunque menos visible, es importante prestar mucha atención también a la segunda forma de acoso, ya que implica un ataque indirecto, y mucho más oculto hacia la víctima.

II .Como entender  si mi hijo es víctima de bullyng?

  • A seguir delineamos  los puntos que los padres pueden observar y considerar como “campanas de alarma”.
  • Cambios imprevistos: por ejemplo no quiere ir a la escuela mientras antes iba tranquilo, no es capaz de dormir solo, no quiere comer….
  • Comportamientos diferentes de los de siempre: como por ejemplo pedir dinero o cogerlos en secreto, privarse de algunos juguetes  y no decir donde los lleva….
  • Cambio de actitud con sus compañeros: se aísla de ellos, no asiste a reuniones recreativas y no explica por qué a los padres.
  • Puede empezar a tener varias molestias físicas que antes no tenía (mal de estómago, dolor de cabeza, gastritis)  que no conducen a ningún tipo de trastorno orgánico. Estas molestias se producen generalmente por la mañana, antes de ir a la escuela.
  • Tienen cambios improvisos en su estado de ánimo y no saben explicar porque o no quiere hablarlo con los adultos de referencia.

III. Como actuar con mi hijo cuando es  víctima de bullyng?

Cuando un niño o un adolescente vive con el miedo constante, la tensión, la impotencia (emociones típicas del trauma) no está en condiciones de hablar con sus padres, ni compartir lo que está’ viviendo, por el temor que la intervención de un adulto, confirme, aun mas, su percepción de debilidad. Aunque parezca absurdo, debemos comenzar con el respeto de su silencio y de su tiempo, por lo que poco a poco se abrirá a nosotros porque confiara en el respecto  que hemos tenido en percibir su malestar.

A seguir les indicamos algunas sugerencias para ayudar su hijo:

Los padres deben de avisar de inmediato al colegio y los profesores para que puedan desarrollar una mayor atención hacia la clase y hacia su propio hijo e poder intervenir, de manera adecuada, con respecto a la conducta de los agresores y tomar las medidas del caso hacia ellos.

  • Los padres pueden estar más presentes en el ámbito escolar, acompañando su hijo a la escuela y recogiéndolo a la hora de la salida.
  • Los padres deben siempre tranquilizar y explicar a su hijo que no es su culpa y no hay razón para avergonzarse. Pedir ayuda es un acto de valor y no significa ser débil.
  • Puede ser útil para su hijo, encontrar junto a usted, estrategias para actuar y protegerse, como por ejemplo, evitar aquellos momentos o aquellas situaciones en que puede haber un mayor riesgo de agresión, así como decirle a su hijo  que, si, por ejemplo, quieren robarle el teléfono celular, lo mejor es no resistir, pero informar inmediatamente al adulto.
  • Enseñemos también que, alejarse físicamente de la situación, puede ser una estrategia útil y esto no significa huir, pero evita a protegerse a sí mismo.
  • Según la edad de los hijos, podemos ayudarles a contar los episodios que  viven haciendo una narración por escrito, o, si el niño es pequeño, puede invitarlo a dibujar su experiencia: ambas formas, son muy eficaces para que los niños expresen  emociones  y vivencias dolorosas, sobre todo cuando resulta difícil hablarlo.
  • Ayudarles a reforzar constantemente su autoestima en este momento, utilizando lo más posible el refuerzo positivo y evitando críticas.

En el caso que, el sufrimiento de su hijo, se convierta en algo muy importante, busquen la ayuda de un psicólogo que pueda ayudar no sólo al niño o adolescente, sino también a los padres en aprender algunas estrategias e intervenciones muy útiles y eficaces para ayudar su hijo a recuperar su bienestar.

 

Daniela Papetti
Psicoterapeuta infantil y adolescente
Telf. 686 67 24 62

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *